Os pido que si publicáis las traducciones de este blog en algún otro sitio, por favor, al menos poned los créditos correspondientes, basta con la dirección del blog. No es necesario que aviséis ni nada, sólo con los créditos me conformo. Gracias.

viernes, 17 de julio de 2015

Hitofudegaki no bigaku #30 -- Baños

PATiPATi 10.2009 – Hitofudegaki no bigaku #30
El tema de este mes ------ "Baños"


Aún estamos en mitad de nuestra gira porque es un largo, largo tour que empezó en julio, con su final en octubre. Mientras escribo esto, acabamos de estar en algún lugar cerca del punto intermedio. Como le doy importancia al canto con sentimientos para cada uno de los shows, tengo la impresión de que estoy mejorando a diario.

Así que para enfrentarme a cada show en la mejor condición, tengo presentes ambos, mi condición física y mental, pero los altibajos son de esperar ya que sólo soy humano. Sucesos como problemas con el equipo son cosas que nosotros mismos no podemos evitar. Incluso hay días en los que no puedo cantar acorde a mis ideales.

En esos momentos, los sentimientos se convierten en algo muy importante. Creo que no importa qué tan bien cantes en cuanto a habilidades, las canciones sin sentimientos no serán transmitidas correctamente y no puedes darle al público una sensación real de estar emocionado.

De entre todos los vocalistas mejores que yo, tan numerosos como las estrellas, quiero seguir cantando hasta que llegue el momento en el que no pierda contra nadie. En dirección hacia el siguiente destino, nadando vagamente hacia la distancia.

También, ya que he empezado a disfrutar de los conciertos mucho más que antes, quiero continuar divirtiéndome así. Para disfrutar no menos que ninguno de mis compañeros de banda, ni menos que nadie entre el público, me gustaría que la gente viniese a lo que queda de nuestra gira para divertirse también con todo su corazón y así no perder ante mí porque creo que eso llevará a un sentimiento de unidad de manera natural.

Bien, nuestro tema este mes es "baños".

Yo adoro tomar baños. Me gusta mucho sumergirme en una bañera en sí. Hay días en los que puedo tomar hasta 2 o 3 baños en un solo día.

Me gusta pasar mucho tiempo en los baños con el agua ligeramente templada. Prefiero las sales de baño tipo onsen. No soporto esas modernas que se ven últimamente. Uso las que son "basadas en las aguas termales de ●●" o simplemente las BATHCLIN (risas).

También recibo muchas sales de baño como regalos de los fans, así que cuando estamos de gira, a menudo tengo el privilegio de disfrutar de baños con dos packs de sales. Estoy agradecido.

A pesar de adorar los baños ahora, los odiaba cuando era un niño.

Hablo de los días en los que aún vivía en casa de mis padres. Somos una familia que se acuesta muy temprano. De esos que estarán dormidos a las 9 de la noche. Es por eso que mi abuelo y mi abuela terminaban sus baños sobre las 6 de la tarde. Normalmente, yo iba el tercero.

Creo que la razón de mi "pasado de odio hacia los baños" viene de ahí probablemente. A mi familia entera le gustan los baños calie~ntes. Yo era el único que votaba por los baños tibios. Mi abuelo en especial era un defensor de los baños calientes (podrías decir que llegaba al nivel del "anuncio de agua caliente"). Después de él, el agua del baño está tan caliente que no se puede entrar. Tenía que acostumbrarme a ella poco a poco, empezando por la punta de los dedos de mis pies, y tardaba casi 5 minutos hasta que mi cuerpo entero estaba sumergido.

Era especialmente horrible en invierno. Esa frustración de querer meterme en el baño rápidamente porque pasaba mucho frío al estar desnudo pero era incapaz de hacerlo porque el agua estaba muy caliente.

Además, los baños se enfrían poco a poco, ¿verdad? Así que si el agua se volvía templada cuando estaba dentro, eso significaba que quien fuese después que yo se enfadaría conmigo. Es por eso que tampoco podía dejarla enfriar. Era mi batalla diaria (risas).

A pesar de eso, incluso durante mis días de adolescente odia-baños, había diversión en el baño.

Se trataba de comer y beber en la bañera. Helado, zumo, naranjas mandarinas… Colaba de todo y, con sigilo, comía y bebía allí. A veces me olvidaba y dejaba en el baño un palo de helado o una piel de naranja, entonces me pillaban y me reñían (risas).

Como estaba en un baño caliente, mi helado también se derretía a una velocidad importante, y rápidamente lamía el helado derretido de arriba abajo. De alguna manera, eso también era una batalla diaria (risas).

Y luego estaba el juego de la zambullida. También solía jugar a esto todo el tiempo. Colaba un reloj en el baño conmigo, para cronometrar cuánto tiempo podía quedarme bajo el agua.

Casi al final, un record asombroso había nacido. Podía fácilmente pasar de los 4 minutos. Incluso mi profesor del colegio estaba sorprendido.

Lo importante sobre la zambullida es concentrar tu mente. Si piensas "esto es difícil", aunque sea a medio camino, perderás. Despeja tu corazón y continúa pensando en cosas felices.

Antes de zambullirte, respira hondo todo lo que puedas, hincha tus pulmones. Una vez que hayas inspirado, empieza a exhalar poco a poco más o menos unos 2 minutos después. Este es el punto principal. Solía llevar gafas y hacerlo con toda seriedad (risas).

Quién sabe, quizás mi entrenamiento durante esos días me está ayudando ahora con una de mis armas como vocalista, la "nota larga". Bueno, aunque probablemente no tenga nada que ver (risas).

Si consigo pedir mis días de descanso acumulados cuando termine la gira, planeo irme a unas aguas termales o algo. Ahh, tengo muchas ganas.

Antes de eso, cuando termine de escribir esta columna, una vez que mi baño esté preparado, iré a por mi relajante y encantadora hora del baño.

Me pregunto cuánto podré estar bajo el agua ahora (risas).