Os pido que si publicáis las traducciones de este blog en algún otro sitio, por favor, al menos poned los créditos correspondientes, basta con la dirección del blog. No es necesario que aviséis ni nada, sólo con los créditos me conformo. Gracias.

sábado, 30 de enero de 2016

Hitofudegaki no bigaku #60 -- 60

PATiPATi 04.2012 – Hitofudegaki no bigaku #60
El tema de este mes ------ "60"


Estoy escribiendo esto a finales de febrero. Como febrero sólo tiene 29 días, la fecha límite también es antes de lo normal así que estoy escribiendo con prisas.

Bueno, ya está empezando a hacer calor durante el día. Por ejemplo, hoy, cuando daba un rápido paseo durante el trabajo, la camisa y el jersey que llevaba estaban bien para esa temperatura. Tanto es así que acabé yendo más lejos de lo que tenía planeado. Si no fuese por el polen en el aire, la primavera sería lo mejor…

Bien, esta revista marca el número 60 de mi columna. Ha sido un camino bastante largo, ¿no? Si un número tiene 2.000 palabras, entonces supongo que 60 significa que he escrito unas 120.000 palabras hasta ahora. Una cantidad desconcertante. ¡Increíble lo que puedes hacer poco a poco!

Con respecto a esto último, el tema de este mes viene del hecho de que es el número 60, así que simplemente es "60". Pensé que podría ser divertido ir con el tema de "¿Y si la gente de mi entorno y yo tuviésemos 60 años ahora?".

Para simplificarlo, supongo que predeciré o imaginaré a los miembros de SID a los 60.

Entonces, empecemos por Yuuya.

Una cosa está clara, no hay duda de que él sería un abuelo alegre (risas). Iría de pesca casual durante el día y se relajaría con una cerveza por la noche. Creo que eso no cambiaría. Aunque me pregunto cómo sería su aspecto. Según mis predicciones, puede que fuese un poco más rollizo que ahora e, inesperadamente, sería un lindo hombre mayor. También sería completamente autosuficiente, alguien que no pediría la ayuda de otros (risas). Por ejemplo, aunque se le rompiese el televisor, en lugar de llamar a un técnico para arreglarlo, él diría cosas como "Si haces esto en esta parte, ¡la mayoría de las cosas se arreglarán solas!".

Y ahora, el bajista Aki.

Me da la impresión de que, en general, él pasaría sus días con los otros hombres mayores que son sus amigos. Su gusto por los lugares concurridos no cambiaría y se reunirían todos de noche para beber. También, sería conocido por quejarse mucho cuando está bastante borracho (risas), sería ese tipo de abuelo. En cuanto a su aspecto, lo tengo claro. Este es sólo mi deseo personal pero espero que tenga tantos de sus piercings como sea posible. Un hombre mayor cuyo pelo tenga mechas blancas pero con muchos piercings y que, para su edad, se vista de manera juvenil. Alguien a quien los niños del barrio apoden "el abuelo rockero" (risas).

El siguiente es el guitarrista Shinji.

Siendo honesto, él es el más difícil de imaginar a los 60. Lo único que se me viene a la mente es la posibilidad de que, al cumplir 60, diga "Me mudo a las montañas…", y luego se vaya sin ni siquiera llevarse el móvil. Luego, yo le enviaría una carta diciéndole "¿Quieres tocar como SID?" (risas). Entonces, él bajaría de las montañas pero por alguna razón sus brazos estarían llenos de cicatrices y se habría vuelto muy musculoso. Aunque le preguntases "¿Cómo te hiciste todas esas heridas?", él no diría nada y se quedaría como un misterio. Y después de nuestro primer concierto como SID en un tiempo, él emprendería otro viaje pero esta vez volvería inexplicablemente con un hombre hindú como escolta y además, de repente, habría aprendido varios idiomas de una vez. Después de eso, al parecer, tendría una revelación y escribiría un libro sobre ello. ¡Un libro que repentinamente sería un súper best-seller! Y todas las ganancias que recibiese, las invertiría en algún lugar del campo para crear una plantación gigante de cebolla verde. Con ese campo como su punto de partida, controlaría el 80% de la producción de cebolla verde de Japón… Oh, no, creo que podría escribir una columna entera sólo sobre Shinji (risas).

En cuanto a mí, hmmm, es difícil cuando se trata de uno mismo, ¿verdad? Lo ideal sería que las circunstancias me permitiesen vivir tanto en Tokyo como en Fukuoka. Estoy seguro de que mi amor por Fukuoka nunca cambiará pero también es verdad que hay demasiadas cosas que sólo están disponibles en Tokyo. Y por último, sin importar cómo sea, espero seguir cantando. Por supuesto, sería el más feliz si pudiese hacerlo con SID. Yo cantando con SID a los 60. Quién sabe, puede que fuésemos más guays de lo que pensáis.

Esta columna ha acabado siendo principalmente sobre Shinji (risas). De igual manera, ¿os ha gustado? Hasta la próxima.