Os pido que si publicáis las traducciones de este blog en algún otro sitio, por favor, al menos poned los créditos correspondientes, basta con la dirección del blog. No es necesario que aviséis ni nada, sólo con los créditos me conformo. Gracias.

lunes, 23 de mayo de 2016

Suteki column #18

Shoxx 06.2007 -- Suteki column #18

Aunque siempre tengo el bálsamo labial listo en mi bolsillo, cuando lo saco para usarlo, hay más de un 90% de posibilidades de que el contenido se haya salido solo y cuando lo giro para intentar meterlo dentro otra vez, hay más de un 100% de probabilidades de que consiga el resultado contrario y entonces me enfadaré. Con eso, este es vuestro viejo amigo Mao.

Bueno, esta es la continuación de la columna del mes pasado.

Antes que nada, para los que no leyeron el último número, hablé sobre el batería Yuuya en el tema de "Cómo conocí a los miembros de SID". Muchas gracias por los comentarios. Esta vez, quiero escribir sobre conocer al bajista Aki.

Estoy bastante seguro de que nuestro primer encuentro fue en la sala de conciertos Urawa Narciss, donde tocamos en el mismo evento. La primera impresión… ¡qué persona más llamativa! (risas). En ese momento, era una vista impresionante. Me sorprendió su peinado, el número de piercings que tenía y sobre todo, su actuación en vivo de ese día. La imagen de bajista que tenía hasta entonces se derrumbó hasta convertirse en polvo. En serio, pensé que él era "guay".

Y así, el tiempo pasó hasta que llegó el momento en el que podía divisar el fin de mi banda. Estaba buscando compañeros para formar una nueva banda (SID), con una condición indispensable: tenían que ser personas con carisma. Estaba buscando alguien que pudiera estar en la parte secundaria del escenario y, aun así, tener una presencia que pudiese incluso amenazar con eclipsar al vocalista – yo. En seguida, Aki se me vino a la mente. Sin embargo, nunca habíamos hablado mucho más aparte de los saludos y, sobre todo, estaba nervioso por el hecho de que su personalidad era demasiado diferente a la mía. Aun así, pensé que la presencia de Aki era crucial para formar mi banda ideal. Sin escapatoria y sin aviso previo, lo llamé. Milagrosamente, Aki también me conocía y me aceptaba. Mientras hablábamos, hasta mi inquietud se disipó. Fue una decisión instantánea. Pudimos despejar el camino hacía nuestra nueva trayectoria en un suspiro, el camino hacia el género llamado Visual-kei. Estando en SID, una banda formada por una mutua atracción, no había nada que temiese. Por primera vez, me sentí "invencible". En los días anteriores a nuestro primer concierto, pasé la mayor parte de mi tiempo con Aki. Nos encontramos cada día sin falta. Para asegurarnos de que éramos uno en todo, aceptamos el mismo trabajo a tiempo parcial. Decidimos ir sin dormir. Sin importar lo pequeño que fuese un problema, nos poníamos en contacto con el otro por teléfono. También repartimos folletos juntos todos los días y nos metimos en innumerables discusiones.

El primer concierto fue en el Ikebukuro CYBER. De las 11 bandas que tocaban, SID estaba en el acto de apertura. El público era tan escaso que se podía hacer un recuento. Para acorralarnos, no habíamos anunciado nada de antemano y asistimos al evento como invitados completamente secretos. El público se sentó para la primera canción, "Hitsuyoaku". Cuando nuestra participación acabó, nuestro público se había convertido en nuestros fans. Pensé "Podemos hacerlo". Entonces, llegó el primer concierto en el que fuimos anunciados. Sin saber cómo sería, avanzamos y empezamos los rumores. Más de 100 fans aparecieron para vernos, a nosotros, que no teníamos ninguna reputación en aquel momento, y el número de fans continuó creciendo después de eso. Tras terminar el primer concierto (invitados secretos), Aki y yo nos sentamos delante de una máquina expendedora fuera del CYBER y hablamos sobre cómo sería SID a partir de ese momento, sólo con la única encuesta que recibimos ese día en mano. Era natural para mí pensar "Lo intentaré y apostaré mi carrera como músico con este chico".

Y ahora, tengo la seguridad de que después de sus padres, soy el que mejor conoce a Aki, tanto sus puntos buenos como los malos.

Como creo que puedo descubrir más de sus "encantos" de ahora en adelante, no lo dejaré.